Los otros migrantes

Los otros migrantes

MIAMI.-En la última década, la migración de mexicanos al sur de La Florida ha cambiado la tendencia tradicional de ser ante todo del sector agrícola y de la construcción. Ahora, llegan al llamado “estado del Sol”,inversionistas, ejecutivos de grandes empresas multinacionales, profesionales en las áreas de finanzas, servicios y entretenimiento.

Es tal el volumen, que se habla de una “bipolaridad” en la migración presente, término acuñado por la Dra María Aysa-Lastra, profesora de sociología de la Universidad Internacional de la Florida, ella también de origen mexicano.

“(De un lado) hay un gran número de trabajadores sin calificación en las áreas clásicas de la migración mexicana, y ahora también estamos teniendo este gran flujo de personas de alto nivel”, afirma.

¿En qué contexto se da esta novedosa migración? No sólo es la violencia del narcotráfico o la amenaza de secuestro lo que motiva la salida de ciudadanos mexicanos hacia el exterior. Muchos emigran por opción; incluso no siempre buscaron salir, pero se les presentó la oportunidad y decidieron cambiar de país. Ellos, al contrario de sus paisanos que emigran por necesidad, llegan aquí con sus documentos en regla, por lo general con un conocimiento previo de la región y del idioma.

Todo lo anterior indica un peso cada vez mayor de la comunidad mexicana en el sur de la Florida. ¿Quiénes son, qué hacen, cómo piensan? EL UNIVERSAL cuenta las historias de seis de ellos.

 

EDGAR POZOS Propietario de la Galería El Sol

“Uno vuelve a nacer en otro país”

 

En realidad, me vine a Estados Unidos por mi esposa, no a trabajar. Me casé con una mujer de Massachusetts. En México estudiaba Derecho en la Universidad de Morelos, Cuernavaca, tenía una oficina de bienes raíces. El cambio fue durísimo. Cuando llegué a Boston, los mexicanos éramos minoría de minorías. Los que conocí trabajaban en la cocina, no se mostraban, por lo general eran indocumentados. Eso hacía muy difícil asociarse con los paisanos.

Para el mexicano, la comida es un factor fundamental de su vida. Cuando llegué, no había productos, ni alimentos mexicanos, eso hacía que extrañara realmente a México. Duré muy poco en Boston. Ahí no había muchas opciones para mí. Trabajé en una escuela, de maestro, pero no me gustó. Nos vinimos para Miami, donde un amigo me ofreció una fábrica de molduras para marcos, la compré y eso me condujo a las dos cosas que hago hoy en día: la marquetería y el arte.

Los dos primeros años para nosotros fueron muy difíciles. Pero cuando la gente descubrió nuestro negocio y se dio cuenta de que era arte latinoamericano, fue una novedad. El cambio ha sido progresivo en Miami. La economía mexicana viene creciendo desde 1999, esas generaciones han buscado opciones para vivir fuera de su país. Mi clientela es latinoamericana en un 80%, hay aquí una nueva sociedad mexicana, una migración más abierta, con una economía más grande.

Tenemos la doble nacionalidad. Y una hija de 23 años. Ella nació acá, pero con un gran arraigo en México. Habla español perfecto y una de sus ilusiones es vivir allá algún día. Siempre está en mi cabeza la idea de volver, pero Miami es mi ciudad, y EU viene siendo mi país. No quiero dejar lo que tengo aquí. Porque uno vuelve a nacer en otro país que, al final, es tu vida paralela a la que viviste antes de estar aquí.

 

TERESA VILLARREAL Vicepresidenta de Newlink Communications

“Nunca corté el cordón umbilical”

Yo siempre había querido vivir afuera porque me parecía muy interesante la experiencia internacional. Mi salida del país no fue algo que tuviera tan planeado. A mi esposo le salió una oportunidad de trabajo, nos estábamos casando y dijimos: “Vámonos a Miami”.

La verdad es que cuando resultó este proyecto de irnos, yo no tenía nada visto aquí. Antes yo había trabajado un año en el equipo del presidente (Ernesto) Zedillo, como subdirectora de prensa internacional. Conseguí un trabajo en el Consulado y fue divino porque imagínate lo que es la responsabilidad de representar a México en su cultura, en un lugar como Miami, en ese momento no existía una comunidad representativa de mexicanos. La cultura fue el arma de posicionamiento de México en la Florida.

A mí, por lo tanto, la salida de México no me dio duro. Además, Miami está a dos horas de mi país, hay vuelos directos, cada rato voy o mi familia viene. Pero la verdad es que no sé si quedarme a vivir en Estados Unidos. Por ahora, mi oportunidad y la de mi familia están aquí. Tengo dos hijas, una de 10 y otra de 13 años.

Me gustaría que vivieran en México, eso es algo que no lo he descartado, sigue siendo nuestro país, nos ofrece una calidad de vida también muy buena. Pero yo creo que hay que aprovechar lo mejor de donde uno esté. Estoy muy contenta de vivir en Miami, me fascina vivir en una playa, en un lugar tan multicultural, en un sitio donde hay una gran proyección de negocios. Hay quienes toman el tema mexicano con más nostalgia y otros con menos, porque estás muy ligado y puedes regresar en cualquier momento. Por mi parte, nunca corté el cordón umbilical, ni en lo familiar ni en lo profesional.

 

ROBERTO RUVALCABA Presidente de Incrementum, libros electrónicos

“Tardé en tener mi primer amigo latino”

 

En el fondo deseaba que me trasladaran, pero nunca lo busqué. En la división de la compañía donde trabajaba, Reader’s Digest, no solían hacer traslados, muchos menos de gente de México. Fui el único al que mandaron a otra parte, aproveché esa oportunidad y no me arrepiento.

Los que salimos de México por opción o por necesidad buscamos tres cosas: oportunidad de negocio, estar seguros, no sólo para ti sino para tu familia, y la calidad de vida, es más igualitaria. Si tienes privilegios en México, cuando vas a Estados Unidos sientes como que tu estatus se rebaja, cuando ya estas aquí pues tienes que llevar tu ropa a lavar, por ejemplo. El que llega con menos recursos, se iguala. Aquí hay como menos diferencias.

Me fui soltero, sin hijos. Me gustaría que mis hijos nacieran en EU, pero también quisiera que crecieran con la doble cultura y con los dos idiomas. Yo tengo la doble ciudadanía. A este país, llegué a Nueva York. Fue un shock. Era otra cultura, otra forma de vivir y de trabajar. En mi oficina no había extranjeros, todos eran americanos, muy amables; en el edificio donde tenía mi apartamento no había hispanos. Me tomó un año y medio tener mi primer amigo latino.

Son mundos paralelos. Nunca logré reunir a los dos grupos. Si invitaba latinoamericanos en un grupo de americanos, aquellos no duraban en la reunión. Y viceversa.

Ya en Miami, entré a trabajar a Televisa Publishing. Era otro mundo: en toda mi primera etapa aquí no tuve amigos americanos. En la compañía todos eran hispanos. Este año, aprovechando mi experiencia editorial acabo de lanzar un negocio de libros interactivos para tabletas, son multi-touch.

Yo he sido un afortunado en mi vida, en muchos sentidos, y creo que hay que devolverle a la sociedad porque, al final, si no ayudas -es lo que pasó en México- dejas que la desigualdad sea tal, que mucha gente no tiene otra opción que pegarse a estos grupos de narcotráfico y violencia. Vivir en Estados Unidos me ha cambiado, no todo es estar pensando en el negocio o divirtiéndose, hay que ayudar a diferentes causas. A eso también dedico parte de mi tiempo.

 

MIGUEL OLIVA Vicepresidente de Relaciones Públicas en HBO Latino

“Es imposible no echar raíces”

 

Venir a Estados Unidos no fue algo que me tomó por sorpresa. Mi intención era la de tener una experiencia fuera del país. No estaba buscando Miami, es cierto, había pensado más en Los Ángeles o Nueva York.

Dejar el país es una situación agridulce. No es lo mismo venir de vacaciones a South Beach, que de repente te vayas a vivir a Estados Unidos. La parte dulce es que te enfrentas a vivir en una economía del primer mundo, con una infraestructura de primer nivel, pero por otro lado hay la nostalgia de lo que dejas, toda tu vida queda atrás, tus amigos, tu familia, tus costumbres, tu cultura, eso no lo pierdes, pero sí lo dejas. Entonces, tienes que poco a poco pasar por un proceso de adaptarte y asimilar lo multicultural de Miami.

Existe esa parte adicional de vivir en Estados Unidos, de su cultura, que no manejas: su sistema de salud, el pago de impuestos, la manera como administras tu dinero, el crédito. Eso no lo ves cuando eres turista. Entonces, es llegar y ver cómo te adaptas.

Hay tradiciones que extrañas. Nosotros no celebramos el Halloween, sino el Día de Muertos, pero como están casi pegadas las dos fiestas, lo que hacemos es disfrazarnos como aquí, pero afuera de mi casa pongo un altar de muertos, al estilo mexicano.

 

GUIDO GAONA Director de Práctica de Tecnología Latam, Agencia Burson-Marsteller

“Nunca dejas de ser un inmigrante”

 

La verdad es que no estaba dentro de mis planes salir de México. Fue una oportunidad, primero a Bogotá, después a Miami.

El hecho de llegar a Colombia suavizó un poco la salida.

De todos modos, es un cambio dejar tu país. Miami me ha enseñado a estar mucho más abierto, que en cualquier otra parte, a conocer gente. Me ha sido bastante sencillo relacionarme con distintos círculos, ya sea por el trabajo, o por algunos vínculos, no mexicanos, sino de otras nacionalidades, más latinoamericanos que norteamericanos.

Yo contemplo el tema de la residencia permanente, no sólo por mí, sino por mi futura familia. Tener la posibilidad de regresar, que mis hijos puedan volver a Estados Unidos y no tengan problemas.

A mí me parece que el tema que más nos une a los que salen del país por necesidad y a los que nos fuimos por opción, es el tema de la añoranza por la patria que se deja. Sin importar cuáles hayan sido las circunstancias, nunca dejas de ser un inmigrante.

Lo más importante para mí es la familia. Aunque yo tenga la posibilidad de viajar, en teoría cuando quiera, la verdad es que empiezan a ser más espaciados los tiempos en los que ves a tus seres queridos. Eso yo creo que es lo más difícil.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s